ads
Tipos de Aborto

El asesinato de un bebé no nacido se produce, además de algunos métodos domésticos, a través de los siguientes métodos:

- Por envenenamiento salino
Se extrae el líquido amniótico dentro de la bolsa que protege al bebé. Se introduce una larga aguja a través del abdómen de la madre, hasta la bolsa amniótica y se inyecta en su lugar una solución salina concentrada. El bebé ingiere esta solución que le producirá la muerte 12 horas más tarde por envenenamiento, deshidratación, hemorragia del cerebro y de otros órganos. Esta solución salina produce quemaduras graves en la piel del bebé. Unas horas más tarde, la madre comienza "el parto" y da a luz un bebé muerto o moribundo, muchas veces en movimiento. Este método se utiliza después de las 16 semanas de embarazo.


- Por Succión
Se inserta en el útero un tubo hueco que tiene un borde afilado. Una fuerte succión (28 veces más fuerte que la de una aspiradora casera) despedaza el cuerpo del bebé que se está desarrollando, así como la placenta y absorbe "el producto del embarazo" (osea, el bebé), depositándolo después en un balde. El abortista introduce luego una pinza para extraer el cráneo, que suele no salir por el tubo de succión. Algunas veces las partes más pequeñas del cuerpo del bebé pueden identificarse. Casi el 95% de los abortos en los países desarrollados se realizan de esta forma.

- Por Dilatación y Curetaje
En este método se utiliza una cureta o cuchillo provisto de una cucharilla filosa en la punta con la cual se va cortando al bebé en pedazos con el fin de facilitar su extracción por el cuello de la matriz. Durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo el bebé es ya demasiado grande para extraerlo por succión; entonces se utiliza el método llamado por dilatación y curetaje. La cureta se emplea para desmembrar al bebé, sacándose luego en pedazos con ayuda de los forceps. Este método está convirtiéndose en el más usual.

- Por "D & X" a las 32 semanas
Este es el método más espantoso de todos, también es conocido como nacimiento parcial. Suele hacerse cuando el bebé se encuentra muy próximo de su nacimiento Después de haber dilatado el cuello uterino durante tres días y guiándose por la ecografía, el abortista introduce unas pinzas y agarra con ellas una piernecita, después la otra, seguida del cuerpo, hasta llegar a los hombros y brazos del bebé. así extrae parcialmente el cuerpo del bebé, como si éste fuera nacer, salvo que deja la cabeza dentro del útero. Como la cabeza es demasiado grande para ser extraída intacta; el abortista, entierra unas tijeras en la base del cráneo del bebé que está vivo, y las abre para ampliar el orificio. Entonces inserta un catéter y extrae el cerebro mediante succión. Este procedimiento hace que el bebé muera y que su cabeza se desplome. A continuación extrae a la criatura y le corta la placenta.

- Por Operación Cesárea
Este método es exactamente igual que una operación cesárea hasta que se corta el cordón umbilical, salvo que en vez de cuidar al niño extraído se le deja morir. La cesárea no tiene el objeto de salvar al bebé sino de matarlo.

- Mediante Prostaglandinas
Este fármaco provoca un parto prematuro durante cualquier etapa del embarazo. Se usa para llevar a cabo el aborto a la mitad del embarazo y en las últimas etapas de éste. Su principal "complicación" es que el bebé a veces sale vivo. También puede causarle graves daños a la madre. Recientemente las prostaglandinas se han usado con la RU-486 para aumentar la "efectividad" de éstas.

Se trata de una fármaco abortivo empleado conjuntamente con una prostaglandina, que es eficiente si se la emplea entre la primera y la tercera semana después de faltarle la primera menstruación a la madre. Actúa matando de hambre al diminuto bebé, al privarlo de un elemento vital, la hormona progesterona. El aborto se produce luego de varios días de dolorosas contracciones.

La postura de Human Life International
sobre el aborto


Aunque Human Life International siempre ha combatido la mentalidad "promuerte" en todas sus formas, desde la eutanasia hasta la educación sexual, el aborto sigue siendo el punto focal de su batalla. Mantenemos una posición de solidaridad con la Iglesia Católica, que en su Catecismo expresa: "La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida." (2270)

La Declaración de Independencia de Estados Unidos reconoce derechos inalienables como el derecho a la vida, a la libertad y a la consecución de la felicidad. Sin duda, los dos últimos derechos carecen de significado si no se respeta el primero. El derecho a la vida es el más fundamental de los derechos de la persona humana. Violarlo, destruir una vida, matar a un ser humano de cualquier edad o en cualquier etapa de su desarrollo —ya se encuentre dentro del seno materno o fuera de él— es un crimen contra Dios y la humanidad.

¿Cuándo comienza la vida humana? ¿En qué momento verdaderamente se convierte el pequeño organismo que se desarrolla dentro del seno materno en un ser humano? En el momento de la concepción o fecundación están presentes todos los elementos necesarios de la creación de un nuevo ser humano. Al unirse los cromosomas del padre y de la madre, forman una persona humana absolutamente única, que nunca se repetirá. En ese momento comienza la vida. Desde ese instante toda formación futura de la persona es totalmente una cuestión de desarrollo, crecimiento y maduración. Desde el momento de la concepción el ser humano crece hasta que llega al final de la vida.

Cada ser humano recibe 23 cromosomas de cada uno de sus progenitores. Una vez que tiene lugar la fecundación, tanto el óvulo como el espermatozoide dejan de existir. Se ha creado un nuevo ser, que en esta etapa es un organismo viviente que sólo pesa 15 diezmillonésimas de gramo. Mientras crece dentro del seno materno, este ser se desarrolla separadamente de la madre, y tiene su propia sangre. La vida del hijo es distinta de la de la madre, una vida separada e individual.

Las principales religiones del mundo condenan el aborto: por ejemplo, tenemos el mandamiento judeo-cristiano "No matarás". El aborto viola el Juramento Hipocrático de los médicos y la Declaración de Ginebra en la que se expresa que el médico tendrá el mayor respeto por la vida humana desde el momento de la concepción.

El aborto no cura ninguna enfermedad. Si la madre desea al niño, el médico le brindará toda la asistencia necesaria para superar cualquier complicación que se conozca. Una consecuencia de la actual epidemia de abortos —en este momento de más de 1,5 millones de abortos quirúrgicos al año— es que ha prácticamente eliminado los servicios de adopción.

Además de matar al niño, el aborto puede poner en peligro la salud y la vida de la madre. La sociedad sufre cuando se permite que unos maten a otros por conveniencia. Y la diseminación de la práctica del aborto nos acerca cada vez más al día en que no se cuente con suficientes trabajadores sociales que puedan brindar apoyo a los ancianos, lo que debilitará los servicios sociales y consecuentemente ejercerá presión para que se practique la eutanasia.

El aborto es la guerra más violenta de todos los tiempos. Nunca en la historia de la humanidad ha tenido lugar tanta muerte violenta en el mundo. Debido a las bajas tasas de nacimientos, la población occidental está disminuyendo. Es necesario contener esta tendencia catastrófica mediante la oración, la educación y la protesta pacífica.

 

Mi novia quiere abortar, pero yo no quiero que aborte ¿Qué puedo hacer?

Si ustedes dos se unieron en una relación pecaminosa, austeramente condenada por Dios, y denominada Fornicación, ahora tienen un problema cuyas consecuencias, en el más halagüeño de los casos, dará como resultado a un niño sin un hogar estable donde criarse.

¡Esas son sólo algunas de las consecuencias funestas que nos traemos sobre nosotros mismos cuando violamos las leyes divinas!

Pero lo que más me entristece es que estos casos, con frecuencia pasmosa, se dan dentro de la misma Iglesia de Jesucristo. Esto sucede entre nuestros propios hijos adolescentes. Esto lo hace el Diablo en el interior mismo del Cuerpo de Jesucristo.

Su disyuntiva

La Biblia nos enseña que cada adulto es responsable ante Dios por sus acciones. Usted y su novia pecaron y ahora están cosechando el fruto del pecado. Su novia va a abortar a esa criatura y al hacerlo ella hará que esta inocente vida pague por el pecado que usted y ella cometieron cuando le dieron riendas sueltas a su carnalidad.

Si después de intentar convencerla de que no lo haga ella decide abortar el bebé, no hay mucho que usted pueda hacer que no sea buscar el perdón de Dios, no por haber pecado una vez al cometer fornicación, sino al haber engendrado una criatura que ahora será asesinada para encubrir la afronta pública que aparentemente ella no está dispuesta a enfrentar.

¿Qué podemos hacer ahora?

En realidad la pregunta debería estar enfocada solamente a qué usted debe hacer. El hecho mismo de que usted tuvo la honestidad de venir a nosotros en busca de ayuda muestra que por lo menos a usted le queda un poco de convicción de parte del Espíritu, pero en el caso de esta joven, que aún después de ver la ecografía no cedió en su decisión de matar a esta criatura (por salvar su nombre - o el de su familia), dudo mucho que el Espíritu tenga una línea abierta de comunicación con su espíritu. Esta mujer, si aborta o ya abortó a esa criatura, ha perdido su salvación y tendrá que buscar el perdón de Dios y su subsecuente restablecimiento en el Cuerpo de Cristo.

Sin embargo, usted debe buscar arreglar sus papeles con Cristo ahora mismo. El bebé, si fue abortado ya, está seguro con su Creador. Ese niño está en los brazos de nuestro amante Creador. Pero usted debe buscar de Cristo cuanto antes. Usted debe aprender de esta experiencia denigrante y triste. Usted debe saber que el fruto de la carne es perdición, infelicidad y dolor y eventualmente hasta la perdición eterna.

"Así que, arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de consuelo"
Hechos 3:19

Es horroroso ver a Satanás entrando al Cuerpo de Cristo a través de las brechas que todos nosotros dejamos cuando abandonamos la verdad absoluta de los preceptos divinos y dejamos grietas por donde se puede introducir.

¿Qué le digo a la joven?

Dígale que se arrepienta y que o deje la iglesia y se vaya a vivir conforme a los principios del mundo o que permanezca, pero no engañando a los hermanos que la rodean, ya que al final, a Dios no lo está engañando. Dígale que ella podrá haber engañado a la congregación, pero que Dios sabe muy bien lo que hizo y que si no se arrepiente, pronto cosechará el fruto de corazón endurecido.

Usted debe saber que como el hombre en la relación, Dios le coloca la mayor responsabilidad en la relación y por tanto, aunque no haya sido suya la decisión de abortar al bebé, usted tiene que arrepentirse y pedir perdón por ello como si lo hubiera sido.

Dios no se complace en ver al hijo descarriado acosado por la sombra de la culpa, sino que desea que su hijo regrese a sus pies arrepentido y dispuesto a cambiar de vida.

¿Deberíamos casarnos?

Yo no le aconsejaría a un hermano que se casara con una mujer a quién le interesa más la opinión pública que la vida de su propio hijo. Esta mujer necesita primero ser una hija de Dios auténtica, porque desde el día en que ella se entregó a usted, hasta el día que decidió abortar (es posible que a estas alturas ya lo haya hecho), muestra que es una mujer sin Dios, sin su Espíritu y sin salvación. Tanto usted como ella tienen que buscar de Dios, pero para que sea un matrimonio cristiano, ambos deberían estar en un solo espíritu y con la evidencia que tengo, no veo que ella esté en este nivel.

No es verdad que "un clavo saca otro clavo". En el Reino de Dios ese principio no funciona. El que funciona es "un corazón contrito y humillado no rechazará el Señor". Así que busque usted del perdón de Dios y ella que lo haga también, pero casarse -especialmente si ella ya abortó al bebé y si no se ha arrepentido- no solucionará el problema que ahora tienen.

«Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes»
1 Pedro 5:5

Aborto Espontáneo: La pérdida de un bebé
Miscarriage: The Loss of a Baby

"Te extraño, aunque no te conozco. Te quería tener pero no pude tenerte. Lloro por ti, en silencio, porque sucedió para bien y yo me repondré de ésta pena pront

o"; por lo menos, eso es lo que todos me han dicho. Después de semanas de sentirme culpable y depresiva, yo no puedo olvidarlo.

Uno de cada 5 embarazos termina en un aborto espontáneo, esto es la norma médica y algo que se espera a menudo. Pero a menos que tú seas una de sus víctimas, probablemente no estarás tan consciente de los traumas emocionales y físicos de tener un aborto espontáneo o pérdida de un bebé.

Para una mujer que ha pasado por una experiencia de un aborto, es un tiempo de soledad, duda personal y un sentimiento de fracaso.

"Yo me acuerdo cuando por primera vez supe que estaba embarazada...dijo una mujer recientemente...estaba tan emocionada, mi mundo completo había vuelto a la vida. Yo iba a ser la madre de alguien. Pero entonces, el manchado de sangre comenzó. Trate de no alarmarme. Llamé a mi doctor y me calmé un poco. Íbamos a estar bien. Algunas mujeres tienen manchas de sangre durante todo su embarazo y nosotros solo teníamos que "aguantarnos": No funcionó!, dos semanas después sentí que el bebé fue halado y todo terminó. Ya la palabra "nosotros" no existía más. Era la primera vez en mi vida que experimentaba la muerte."

Doctores, Amistades y Familiares no lo entienden...no lo comprenden.

Perder a un bebé es para muchas madres un final doloroso de sus sueños y esperanzas. Los doctores, enfermeras y amistades muchas veces ignoran esto y no saben como actuar con el sufrimiento que le sigue y con la pena que le acompaña. Una mamá de dos niños, antes de dar a luz a un tercer bebé, relata como no la entendian, no comprendían su sufrimiento: "Yo estaba en mi 4to. mes de embarazo, noté una pequeña mancha de sangre. Era tan pequeña que no pensé mucho en eso. Siempre había tenido embarazos sin nada raro y yo estaba en la semana 16, pensaba que no era nada.

Más tarde en el día, el manchado aumentó y yo no me sentía bien. Cuando llamé al doctor, me envió a la cama. No levantar nada, ni hacer quehaceres del hogar, o ninguna actividad física. Descanso en la cama me ayudaría a recuperarme.

Mientras estuve de cama, leí en mis libros de embarazo que decía que el manchado podría indicar una perdida de embarazo potencial. Pero yo pensaba que eso solo le pasaba a otras personas, no a mi. Probablemente me había extenuado un poco y mi cuerpo estaba tratando de decirme que descansara.

Al día siguiente el manchado aumentó y el doctor quiso que fuera a su oficina. Cuando el doctor, aclarando su garganta y moviendo nerviosamente los papeles en su escritorio de un lado al otro me lo dijo, con muchas palabras, con muchos términos médicos y yo le dije: Doctor. está usted tratando de decirme que mi bebé se murió?...salí corriendo a la sala de espera donde estaba mi marido y le dije: me pasó de verdad a mí!...pero, por que?...había hecho todo bien!..

Una semana después del aborto, yo no podía expresar la angustia de tener que cargar dentro de mi vientre a mi bebé muerto. Nunca podré olvidar la mañana que mi hijo de 8 años me dijo: Mamá, dejaste morir al bebé?...

Esa noche me fui de parto al hospital, fue el parto más difícil de mi vida. Porque al final no tendría en mis brazos una recompensa positiva de un bebé vivo.

Cuando el Demerol me comenzaba a hacer efecto...los doctores y enfermeras, con sus preguntas, gráficas, papeleos y muestras de sangre, entonces se fueron y yo me preguntaba...pero esperen!...no se olvidan de algo?...no se supone que alguno de ellos me tomara mi mano compasivamente?...y me dijera que sentía que yo hubiera perdido a mi bebé?...

Al día siguiente cuando me dieron de alta del hospital, la enfermera que me empujaba en la silla de ruedas me preguntaba:...y su bebé, no va a salir con usted?...

Ya en casa todos estaban como si nada hubiese pasado, en sus rutinas diarias. Nadie parecía saber exactamente que decirme, ni como tratarme, yo quería ser fuerte para mis otros hijos y traté de continuar como si nada hubiera pasado también...

A la mañana siguiente, cuando los niños se pusieron a pelear y mi marido estaba preparándose para salir a su trabajo, me fui abajo a la lavandería a lavar una tanda de ropa y de pronto mi angustia y pena me arropó, lloré sobre la ropa sucia. Mi bebé había muerto y la vida continuaba como siempre. A nadie le importaba lo sucedido?...fue a este punto que mi familia me descubrió llorando sola y ya a mi no me importó el ser fuerte ni valiente."

Muchos sentimientos para confrontar.

Hay demasiados sentimientos que acompañan un aborto espontáneo, entre ellos están el que no lo crees, desesperación, culpa, rabia, frustración, depresión y una sensación de que ya no tienes control de tu propio cuerpo. La mayoría de los abortos suceden en el hogar o fuera del hospital, entonces muchas mujeres tienen que lidiar con su tragedia a solas.

..."Pasa tan rápido, el doctor le llama aborto espontáneo. Yo llegué del hospital el mismo día y todo el mundo trataba de actuar frente a mi tan normal. Yo quería gritarle a todos ellos: "yo no soy norma!...Yo he abortado!...soy un fracaso...", estaba con rabia conmigo misma y contra el mundo entero."

Es un hecho que el sentimiento más difícil de tratar después de un aborto espontáneo es la sensación de no ser una mujer adecuada. La víctima siente que todas las mujeres del mundo pueden quedar embarazadas y mantenerse embarazadas, menos ella. Nada más que ver a otras embarazadas puede producir un coraje interno, ellas ven particularmente a muchas mujeres embarazadas donde quiera que van y esto les hace recordar constantemente su pérdida. Ellas pueden tratar de evadir a embarazadas y amigas o mujeres que han tenido bebés recién nacidos y ellas, hasta pueden llorar cuando ven en televisión comerciales de pañales de bebé.

Estos sentimientos empañan o nublan los embarazos subsiguientes. El miedo es real especialmente si ella ha tenido varios abortos espontáneos y sin ninguna razón medica. ..."Mi sueño era tener una gran familia, tal vez de 5 a 6 hijos, explicaba una mamá, ...a pesar de tener 3 hijos saludables, yo experimenté dos abortos espontáneos en los pasados 14 meses. Mi doctor no lo puede explicar y mis amistades no lo entienden que yo quería esos bebés y quiero tener más, pero no podría soportar otro aborto."

Otra mamá describe su miedo similar: "4 meses atrás yo estaba embarazada pero tuve un aborto espontáneo a las 8 semanas. El doctor me dijo que los dos abortos no tenían nada que ver y me dijo que tratara de nuevo embarazarme.

Para entonces yo sentía que nunca podría tener otro bebé y me sentía no adecuada y vulnerable.

Durante mi 3er. embarazo yo me sentía aprehensiva, habían días que estuve cerca de la histeria. Pero esta vez fui bendecida...tuve un maravilloso bebé saludable...que nunca creeré que fue posible."

Los sentimientos de apego que se forman entre un bebé sin todavía nacer y la mamá embarazada, intensifican el aspecto emocional de un aborto espontáneo. Algunos expertos creen que el "lazo" o apego, se forma cuando la madre embarazada comienza a sentir los primeros movimientos de su bebé dentro de su mamá. Pero en muchas mujeres que están ansiosas de quedar embarazadas este lazo se forma con cada día que pasa de su período menstrual tardío: "...yo me hice yo misma la prueba de embarazo y cuando se formo el aro en el medio, yo tomé la primera foto de mi bebé. Yo aborté 2 meses después. No pude creer cuanto se podía extrañar a alguien, no lo sabia verdaderamente."

Los siquiatras recalcan que la pérdida de un bebé sin nacer es la pérdida de sueños y fantasías hechas. Muchas veces ésta pérdida y sufrimiento dura más que cuando se pierde a alguien que has conocido.

Dejar salir esta pena es importante.

Seguir un camino normal del proceso de dejar salir esta pena es la clave de como manejar éste trauma emocional después de una perdida de embarazo o bebé: "...Compartir esta pena con mi familia fue el primer paso hacia mi cura emocional, fue también bueno para mis niños conocer mi pena. Dejar salir esta pena es parte de sanarse emocionalmente."

Dr. Elizabeth Kubler-Ross quien ha estudiado el proceso de penar a fondo, reconoce 5 diferentes etapas que un individuo experimenta cuando esta trabajando a través de su pena:

1. Negarlo, coraje

2. miedo, negociación

3. depresión

4. retiro

5. aceptación

Es muy importante reconocer que no hay un tiempo límite para completar las etapas de su sufrimiento. Esto es muy diferente en todos, muy dificultoso y en el caso de un aborto espontáneo temprano, muy solitario.

Desafortunadamente, los recursos que la mujer acude para su consuelo pueden fallarle a ella. Amigos que al principio pudieron sentir su pena en un comienzo, pueden tender a pensar que varias semanas es todo lo que necesitas para restaurar tu buen espíritu. Ellos pueden aconsejarte: "solo no pienses en ello"..."trata de mantenerte ocupada"...o pueden devaluar tu experiencia con comentarios como estos: "paso para bien"...a lo mejor era que el bebé venía con algo malo"..."tu puedes siempre tratar de nuevo"..."bueno , ya tu tienes otros niños"...ponte a pensar en las mujeres que no tienen ninguno."

El medico de la mamá puede ser el que menos pueda ayudarla. El puede sentirse incómodo actuando como consejero, una posición que ellos no fueron entrenados. Los médicos puede haber escogido la profesión de obstetricia por ser considerada una profesión "feliz", con relativamente pocas muertes.

Cuando falla un embarazo, el doctor se puede sentir que no puede ayudar en nada y decepcionado.

A pesar que la mayoría de las mujeres comparten con su esposo su sufrimiento hasta algún grado, algunas veces hay malentendidos envueltos. Es muy normal que la mamá sienta una pena más intensa y que dure por más tiempo que a su marido. Es también común que los sentimientos del marido no se tomen casi en cuenta, por ser la madre la que cargó a su bebé y tiene el trauma físico del aborto. El marido tiene que bregar con sus sentimientos más con los sentimientos de recuperación emocional y física de su esposa. El puede tratar de esconder sus sentimientos para proveer fuerza moral y apoyo a su esposa. Ella puede sentir que su marido no comparte su sentimiento de pérdida. Las parejas que tiene que bregar con un aborto, concuerdan que es muy importante compartir sus sentimientos abiertamente, de manera de proveer comodidad y fuerza entre cada uno de ellos.

Muchas mujeres encuentran que su mejor recurso de apoyo es una amiga que ha tenido también un aborto. Lo que han aprendido de esta experiencia y los sentimientos que tienen de reafirmación, particularmente si esta amiga ha tenido después embarazos normales en los siguientes meses o años después.

Algunos padres han organizado grupos de apoyo como: "The Compassionate Friends, Inc." (los Amigos con Compasión, Inc.), una organización internacional sin fines de lucro, de ayuda propia, que ofrece amistad y entendimiento a padres que han perdido un hijo. Ellos proveen información sobre el proceso de como dejar salir la pena, tiene amigos por teléfono, que pueden ser llamados y grupos de apoyo mensuales para compartir.

Aunque se tenga el apoyo de amigos y familiares, el tiempo suele ser el ingrediente esencial para sanarse emocionalmente y físicamente las "heridas" de un aborto o pérdida de un hijo. Porque la comunidad médica tiene poco conocimiento del tema de un aborto espontáneo, una mujer puede que nunca tenga las respuestas a sus preguntas producidas por su experiencia. En vez de eso, a ella la dejan encarar frente a una incertidumbre y soledad de no saber "por qué sucedió" ni entender "cómo" y siempre preguntarse :

"y si...?"

Los Amigos con Compasión , Inc. se pueden conseguir escribiendo a: P.O. Box 1347, Oak Brook, Il 60521 Tel: 321-323-5010

 

Como Ayudar a una Madre que tuvo un Aborto Espontáneo o Perdió a su bebé:

Las siguientes son sugerencias prácticas para la familia y los amigos que quieren ayudar, después de que una madre ha sufrido un aborto:

 

Reconocer el aborto. Una visita personal, una nota o una llamada telefónica para decirle que lo sientes mucho, será muy necesario y apreciado para la madre y su familia. Mientras algunas personas prefieren no hablar del tema tratando de no alterar o lastimar más a la madre y a su familia, en la realidad la madre necesita que otros reconozcan y compartan su sufrimiento y lo que ha pasado.

Escuche: Alguien que esta pasando por una pena necesita compartir, decir y volver a contar lo que ha pasado. Puede ser muy terapéutico el expresar sus sentimientos y describir su experiencia a amigos y parientes y más que nada, le ayudará al proceso de pasar la pena.

Ayudar a la madre con los quehaceres del diario vivir: Muchas veces un aborto puede ser físicamente tan pesado para el cuerpo como un parto de un bebé nacido a término. Ayudarla con las comidas, ayudarla con los otros hijos, y hacerle los quehaceres del hogar, puede ser necesario para la recuperación física de la madre y puede darle ánimo a su espíritu también. Es muy importante entender que alguien que ha pasado por esta situación de pérdida tan triste, necesita del apoyo de otros, pero para ella es demasiado agobiante buscar ese apoyo y ayuda. Se específico en ofrecerle ayuda: "yo te voy a traer comida mañana por la noche", en vez de decirle cosas generales como "si necesitas alguna ayuda, me llamas". Alguien que esta pasando por tanta pena no se siente bien en llamar a nadie, ni en pedir ayuda en lo que podría ella desesperadamente necesitar.

Si van a estar cerca de ella, lean sobre los abortos: Hay muchos libros y artículos sobre este tema, especialmente del tema de lo que han pasado otras mujeres y lo que han experimentado en un aborto, puede ayudar mucho a entender los sentimientos y reacciones de la madre que ha perdido a su bebé y ha tenido un aborto.

Pendiente de "el día en que pasó" tan difícil de olvidar: Qué edad tendría el bebé si hubiera nacido en este día de su muerte, al próximo año?...siempre va a ser recordado por la madre. Estos días de aniversario de su muerte pueden ser días muy difíciles y tristes para la madre y su familia. Anticipa que ella necesitará ayuda en estos días.

Ten mucho cuidado que le dices a ella: Amigos y parientes con buenas intenciones a veces le dicen cosas que ellos creen que le va a hacer bien a la madre y lo que hacen es lo contrario, la lastiman más: como por ejemplo las siguientes frases no las digas: ----"fue mejor así"..."todo ocurre para bien"...."ya paso, ahora olvídalo"....todas estas oraciones minimizan la experiencia y causan culpabilidad en la madre haciéndola pensar que ella está mal cuando todo el mundo le hace creer y pensar que no fue nada.----Tampoco digas oraciones que buscan una razón: "A lo mejor fue que quedaste embarazada demasiado rápido desde la ultima vez"...(esto hace sentir que fue su culpa, y se le suma a la culpa que ella está sintiendo)...en la mayoría de los casos no hay nada que las madres pudieran hacer para cambiar el resultado.---No digas oraciones que le recuerden a ella que hay gente que está sufriendo más que ella por algo peor que lo de ella. Aunque sea cierto lo que le digas, esto no es de importancia para alguien que está sufriendo. Ella necesita que reconozcan que aunque se vea pequeña su pérdida ha sido algo de mucha pena y angustia para ella.--- Simplemente dile " lo siento mucho" o "Tu debes de estar sintiendo tremenda pena", reconoce lo que ha pasado y abre las puertas de la comunicación con ella.

Continua apoyándola!: No te desaparezcas después de varias semanas o meses. La necesidad que tiene la madre que abortó de amigos y familiares que la apoyen y la acompañen dura mucho tiempo después de lo sucedido.