ads

Comprenden varios tipos de enfermedades que normalmente se transmiten o contagian durante las relaciones sexuales con penetración. Las principales vías de transmisión son las mucosas de la boca, los órganos genitales y el ano durante la relación coital.

Están causadas por virus, microbios, gérmenes microscópicos, y bacterias. Algunas enfermedades transmitidas sexualmente apenas presentan síntomas apreciables al inicio, lo que quiere decir que una persona infectada puede seguir  propagando la enfermedad durante mucho     tiempo, sin ni siquiera ser consciente de     ello. Además las enfermedades de   transmisión sexual pueden afectar a la  persona repetidamente porque no generan protección y no hay vacunas contra ellas.

Bastantes ETS, si no se tratan, pueden ocasionar serias y permanentes consecuencias como ceguera y esterilidad.

Muchos de los síntomas no son fácilmente detectables, y con el tiempo se pueden extender a diversas partes del organismo. Los síntomas incluyen: picores, inflamación de los órganos genitales, escozor al orinar, trastornos menstruales, dolores abdominales, ulceras en las zonas de contacto, secreciones vaginales y purulentas de la uretra, etc. Por ejemplo, en el caso de la sífilis, que evoluciona por etapas, en ocasiones los síntomas desaparecen, dando la falsa sensación de curación, pero la enfermedad progresa si no se trata, conllevando graves consecuencias. Entre las ETS se encuentran las siguiente : gonorrea, clamidiasis, sífilis, herpes, condiloma, tricomoniasis, candidiasis... y el VIH/SIDA.

El tratamiento precoz es fundamental, ya que cuanto antes se realice, menor riesgo habrá de que conlleve problemas permanentes. Todas las ETS (excepto el SIDA) pueden ser curadas, además el diagnóstico y el tratamiento no suelen ser ni dolorosos ni costosos. Para conseguir ayuda se puede acudir al medico de atención primaria, a especialistas en ginecología, obstetricia, dermatología y urología. También se puede solicitar ayuda en centros de planificación familiar y centros especializados en enfermedades de transmisión sexual. En el caso que se diagnostique una ETS, es importante avisar a la pareja o parejas con quienes se hayan mantenido relaciones sexuales recientemente. Informarlas de la enfermedad que se tiene y de la posibilidad que puede haber de contagio, aunque no tengan síntomas. Es recomendable que acudan al medico y sigan sus instrucciones y prescripciones.

Prevenir es el mejor modo de evitar las ETS. El preservativo, tanto masculino como femenino, es el método mas eficaz contra estas enfermedades, porque actúa como barrera. En algunos casos, las cremas y óvulos espermicidas son también eficaces. También es importante evitar cualquier contacto sexual con una persona que tenga una ETS hasta que esté curada.

Enfermedades de transmisión sexual (II)

Si la prevención se considera un pilar básico en la lucha contra  las enfermedades que afectan a la Humanidad, cuando se habla de enfermedades de transmisión sexual, el aspecto preventivo alcanza una notoriedad sin fisuras, pues si bien al comienzo de la era antibiótica se concibieron alegres esperanzas, respecto de la fácil curación de éstas, hoy se ha agravado el panorama, y no todas las E.T.S. ni mucho menos, son causadas por bacilos o agentes sensibles a ningún antibiótico. 

Aspectos Preventivos
camasutra_010713
Un gran número de ellas son originadas por virus, y aunque el caso mas llamativo es el del SIDA, por su prevalencia (número de casos) actual, y sus connotaciones económicas y sociales, otros agentes víricos, tales como el Herpesvirus o el Condiloma Acuminado, tienen también un virus como agente responsable, lo que condiciona que el tratamiento sea pobre y dificultoso.

Autoprotección
Se señala la auto-protección como un paso adelante en la iniciativa propia, frente a las campañas oficiales. Esto significa pues, una actitud personal de responsabilidad para evitar el contagio, con las medidas señaladas a continuación, las únicas posibles por el momento.

preservativoPreservativo (Condón)
Proviene del siglo XVIII, aunque parece que tiene sus antecedentes en un antiguo papiro egipcio, que ya hablaba de esta forma de protección. Originalmente, el condón fue usado como un remedio contra la enfermedad de transmisión sexual, y sólo mas adelante se concibió como método anticonceptivo, siendo hoy uno de los mas usados.  Su condición de método de barrera, lo hace idóneo para ambos fines, pudiéndose definir como "protección contra todo", y es especialmente indicado en la prevención del SIDA y el Herpes, ya que los tratamientos actuales no son eficaces.

No cabe duda de que la aparición del SIDA a propiciado el protagonismo del condón, aunque es preciso señalar que, las campañas de diversos países, y la labor de los educadores, se ve entorpecida por la terca e incomprensible actitud de la Iglesia Católica, con respecto al uso del condón. Parece de sentido común, que ante afecciones tan graves y de tan alta prevalencia como el SIDA, la gente se proteja, independientemente de sus creencias o confesiones religiosas.

Otros contraceptivos de Barrera
Se incluyen también dentro de esta categoría, el diafragma y los preparados intravaginales en forma de crema y óvulos.  Como su nombre indica, estos métodos obstaculizan la penetración de espermatozoides en vagina, y por lo tanto de otros gérmenes, cualesquiera que sean.

El diafragma ha demostrado en diversos estudios, una óptima protección frente a E T S, aunque el éxito de este método, al depender en cierta medida de la habilidad de la usuaria, muestra en términos generales, mayor índice de fallos que el condón. Para que su uso sea un método fiable, se aconseja que un profesional adiestre a la mujer usuaria, para asegurar, tanto una correcta colocación, como una medida del diafragma adecuada a cada mujer. La toma de medidas es importante, ya que si es pequeño o grande, con respecto del cervix uterino, no va a cumplir su función.

pareja_010713En cuanto a los óvulos y tabletas vaginales, a base de cloruro de benzalcomio, se concibieron como método anticonceptivo, pero se ha observado que su acción espermicida, va acompañada de una acción bactericida, y son preventivos contra algunos contagios infecciosos. Son eficaces para detener la gonorrea y las espiroquetas, sin embargo no parecen tener acción alguna sobre los virus.

Tanto los óvulos, como las cremas, se consideran métodos de barrera por unos autores y métodos químicos por otro, pues si bien su categoría es química, en cuanto que son espermicidas y bactericidas, unen a ello la barrera que supone el volumen del preparado

Medidas Locales
Hay poco que decir al respecto, pues son prácticamente inexistentes. No obstante, y ante una sospecha de contagio, sin nada más efectivo a mano, se aconseja en el varón, orinar inmediatamente después del acto sexual, y en la mujer irrigaciones vaginales, con agua potable, tras el coito. Ambas medidas tiene su fundamento en el "arrastre" de gérmenes hacia el exterior.

                 Consideraciones  Prácticas
Como ha quedado reflejado, actualmente el preservativo o condón se revela como el mas seguro de los métodos de prevención,  ante la presencia de gérmenes infecciosos, si bien, es preciso tener en cuanta otras consideraciones de interés:
Recurrencias: En las E.T.S., son muy comunes las reinfecciones o recurrencias, y aunque en principio los tratamientos, hecha salvedad de los virus, son eficaces, muchas veces no se obtiene el éxito deseado. Generalmente esto ocurre por que el tratamiento se abandona antes de  tiempo, o bien porque la pareja no ha sido tratada, sobreviniendo entonces una reinfección.  Otro aspecto importante en cuanto a las recurrencias viene determinado por el actual abuso de antibióticos, lo que favorece que los gérmenes se hagan resistentes, dificultando la eficacia de los tratamientos.
Diagnóstico: Este debe ser lo mas precoz posible, consultando al menor signo de alarma.

Uso de los métodos:  Es importante que, una vez elegido el método de protección, este se use adecuadamente, y en gran parte, de ello va a depender el que haga o no su papel. No sirve de mucho un preservativo en el bolso, o un diafragma mal colocado. Aunque esto parece una evidencia,  estudios sobre distintos métodos, han señalado que una no despreciable causa de fallos, se debe al uso inadecuado o tardío. Esto ocurre sobretodo en la población mas joven, que tiende a minimizar los riesgos, de lo que se desprende que una vez mas, la educación en la responsabilidad de su propia salud, es vital.

Situaciones de riesgo: Si lo mas oportuno parece evitarlas, ello no siempre es posible, de manera que es interesante acostumbrar a los mas jóvenes en el sentido de la responsabilidad, tanto de la enfermedad que pueden sufrir, como la que pueden originar en otras personas, insistiendo en la importancia de su propia protección.
Actitud social: Aunque cada vez menos, todavía se observa en la población mundial, sentimientos de pudor a la hora de consultar el padecimiento de este tipo de infecciones, lo que no hace mas que retrasar el tratamiento por un lado, y por otro facilitar la propagación del germen.

Conclusión
En muchas ocasiones, y desde luego en todos los foros que tratan la prevención de Enfermedades de Transmisión Sexual, se ha considerado la abstinencia sexual, como un medio de prevención . Obviamente esto es así, pero la "medida", cuanto menos, parece poco realista, y desde luego, sería origen de un sin fin de problemas derivados de ella. Es cierto que ante población de parejas estables, las E. T. S. disminuyen notablemente, pero esto no puede considerarse una medida preventiva como tal, sino un estilo de vida, una opción personal. Ante la diversidad de los usos y costumbres del planeta, las mas fáciles relaciones íntimas entre las personas, la promiscuidad, y el movimiento migratorio universal, lo más recomendable es protegerse con los medios al alcance y que no interfieren otros aspectos de nuestra vida.

 
DERMATOLOGÍA
 
LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ETS)
 
¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual? (sífilis, gonorrea, ladillas, hepatitis B, HIV...)
Se entiende por Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) aquellas enfermedades localizadas generalmente en genitales y que se contagian en actos sexuales, aunque no sea éste el único modo de transmisión.
Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se clasifican en:
· Enfermedades venéreas clásicas: sífilis y gonorrea (las más frecuentes), chancro blando, linfogranuloma venéreo y granuloma inguinal (menos frecuentes).
· Afecciones uroanogenitales de diferente origen (uretritis, vaginitis, vulvitis, cervicitis, prostatitis y colitis) provocadas por diferentes microorganismos (cándidas -las más frecuentes-, chlamydias, trichomonas, gardnerellas, mycoplasmas y enterobacterias).
· Virus de transmisión sexual como son: el herpes genital, condilomas (HPV), moluscums, hepatitis A-B-C y D, virus de Ebstein-Barr, citomegalovirus y SIDA.
· Parásitos: sarna y Pediculus pubis (ladillas).

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Aunque es normal y saludable disfrutar de una vida sexual activa, existen más de 30 enfermedades de transmisión sexual. Tomar las precauciones necesarias para practicar el sexo es lo único preocupante a tener en cuenta.

Algunas de las enfermedades más habituales son:

- Clamidia: Es una enfermedad que se manifiesta en los hombres por medio de un flujo claro o blanco saliendo del pene. Las mujeres pueden tener por su parte más flujo de lo normal y también manifestar un fuerte dolor en el abdomen. Al orinar se puede sentir un cierto ardor o dolor y normalmente, estos síntomas se manifiestan 2 o 3 semanas después de haber practicado el sexo con alguien que la padece.

Es una enfermedad bastante seria y se contagia únicamente practicando el sexo con alguien previamente infectado. Es necesario ser atendido inmediatamente ya que puede extenderse por todo el cuerpo, e incluso, si una mujer está embarazada, contagiársela a su bebé.

El diagnóstico se hace a través de una examen que se lleva a cabo en un centro sanitario. El tratamiento consiste en una medicina que debe ser tomada hasta que el paciente se encuentra mejor, aproximadamente a la semana de haber comenzado el tratamiento.

Durante esos días, es absolutamente necesario avisar a la pareja de la posibilidad de padecer clamidia, y consecuentemente protejerse mediante un preservativo.

- Sífilis: Al igual que en el caso anterior, se contagia a través de relaciones sexuales con una persona que ya está infectada. El tratamiento se hace a través de una medicina que le dará el médico correspondiente y que previamente habrá diagnosticado a través de un análisis de sangre.

Esta enfermedad se manifiesta porque salen llagas en o alrededor del pene, la vagina, el ano o en la boca. Estos síntomas pueden aparecer desde 1 semana hasta 3 meses después de tener relaciones con alguien. La llaga no duele y por esa razón hay muchas personas que ni siquiera saben que la tienen. Aproximadamente después de 4 semanas de haber aparecido la llaga pueden aparecer sarpullidos, fiebre, dolor de garganta o sufrir una pérdida del cabello.

El único medio de protegerse contra esta enfermedad, que continuará en su metabolismo hasta que reciba el tratamiento adecuado, es a través de un preservativo.

- Gonorrea: Al igual que en los dos casos anteriormente citados, es una enfermedad transmitida por medio de relaciones sexuales con una persona ya infectada y únicamente puede prevenirse por medio de preservativos.

Es una enfermedad seria y puede afectar a hombres y mujeres a la hora de poder concebir hijos. Es muy importante detectarla lo antes posible mediante un examen médico y consecuentemente se tratará mediante un medicamento específico.

Se manifiesta a través de un flujo color blanco, amarillo o verde que sale del pene, vagina o ano. En algunos casos puede arder o doler al orinar y las mujeres puede sentir un dolor en el abdomen.

- Ladillas: Se trata de una infestación del vello púbico por ladillas o huevos. Éstas se transmiten a través del vello de dos personas o por compartir la misma ropa. La presencia de ladillas produce picor, pero no lesiones cutáneas. Si se producen lesiones es debido al rascado subsecuente o por infección asociada.

Éstas pueden observarse por medio de una simple inspección del vello, y en todo caso, con una lupa son claramente reconocibles.

Algunos factores de riesgo pueden ser:

- Mantenimiento de una actividad sexual promiscua.

- Mantenimiento de relaciones sexuales con personas infectadas.

- Compartir la misma ropa con personas infectadas.

- Es necesario llevar a cabo una higiene extensa y exhaustiva después de cada relación sexual.

El tratamiento se lleva a cabo con soluciones y champú de Lindane o de Hexacloro Benceno. Normalmente con una sóla aplicación es suficiente, si no fuera así, se debe realizar este proceso todos los días de la semana.

- Herpes Genital: Se trata de una infección causada por virus que se caracteriza por episodios repetidos que se desarrollan con una erupción de pequeñas ampollas, generalmente dolorosas, sobre los genitales.

La prevención es muy difícil desde el momento en que el virus puede contagiarse incluso a partir de personas infectadas que no presentan síntomas. Sin embargo, evitando el contacto directo con una lesión abierta rebajamos el riesgo de infección. De cualquier modo, es necesario advertir a la pareja de la existencia de este herpes para utilizar barreras protectoras, preservativo, y así intentar evitar el contagio.

Algunos de los síntomas:

- Inicialmente sensación de calor, picor y color rosado

- Ampollas dolorosas llenas de fluido en el área genital o rectal

- Pequeñas ampollas que se funden para formar una ampolla larga

- Costras amarillas que se forman en las ampollas al principio de la fase de curación

- Fiebre suave

- Bultos en la ingle

- Micciones difíciles y dolorosas

- Micciones titubeantes

- Aumento en la frecuencia y urgencia de las micciones

- Relación sexual dolorosa

- Incontinencia urinaria

- Llagas genitales

El tratamiento del herpes genital, a través del aciclovir oral, no cura la enfermedad, pero mejora los síntomas. El tratamiento mejora el dolor, el malestar, la erupción y acorta la curación.

Por otro lado, los baños calientes pueden aliviar el dolor asociado a las lesiones genitales.

A parte de estas enfermedades, existen otras tales como verrugas genitales, enfermedades inflamatorias de la zona pélvica e infecciones vaginales que afectan principalmente a mujeres.