ads

El polémico mundo de los juguetes sexuales

Consoladores, vibradores, pelotas de diferentes tamaños, esposas, arneses, penes huecos y macizos, látex: bienvenidos al polémico mundo de los juguetes sexuales.

El catálogo es extenso, infinito si se da rienda suelta a la imaginación.

Las tiendas en que los venden pueden ser una verdadera sorpresa para quienes las visitan por primera vez: los vibradores, por ejemplo, -que son los más populares- vienen en distintas formas, colores y materiales.

Hay modelos que se pueden utilizar en el agua y algunos tan pequeñitos que pueden llevarse bajo la ropa interior sin que sean notados.

Miles de posibilidades

Romanos, griegos, precolombinos, orientales: en casi todas las culturas se han fabricados objetos, casi siempre falos, destinados a dar placer sexual.

Y, aunque en general el uso de estos artilugios se ha asociado principalmente al placer masculino, cada vez hay más mujeres que empiezan a utilizarlos en todo el mundo. Solas, acompañadas, con parejas homosexuales o heterosexuales.

Ya en la década de los 60, el 39% de 100.000 mujeres casadas estadounidenses que participaron en una encuesta hecha por Redbbok reconocía que usaba vibradores durante sus relaciones sexuales. Un 24% también empleaba aceites o lociones.

Desde entonces, la demanda por estos productos no ha hecho más que aumentar. Para comprobarlo, basta con navegar por la internet. Sólo en español es posible encontrar cerca de 40.000 sitios que los ofrecen.

Precauciones

Mitos, alabanzas y prejuicios rodean el mundo de los juguetes sexuales.

Hay quienes dicen que son peligrosos, que pueden causar irritaciones o incluso enfermedades de transmisión sexual.

Otros los describen como algo antinatural, un signo de problemas de intimidad e incluso una depravación.

Pero también hay médicos que los recomiendan para aprender a aumentar el placer, aunque advierten que hay que tomar ciertas precauciones, casi siempre referidas a la higiene.

"Por supuesto, todo aquello que vaya a ser introducido en un orificio del cuerpo, vagina, ano, boca debe tratarse con sumo cuidado", explica Esther Corona Vargas, secretaria para las Américas de la Asociación Mundial de Sexología.

"Con los juguetes sexuales, lo más importante es no pasarlos de un orificio a otro, pues se pueden transferir organismos para los que determinadas partes del cuerpo no tienen defensas", recalcó.

Bidet y ducha

León Gindín es médico, psicoanalista y secretario de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.

Según él, los mejores juguetes sexuales están al alcance de la mano de todo mujer: "son el bidet, con el que es posible estimular la zona del clítoris, y la ducha sobre la vulva".

En cuanto a los que se venden en el mercado, Gindín indica que lo más importante es que los objetos elegidos funcionen con suavidad y recomienda que se usen cubiertos de un condón para evitar la transmisión de enfermedades, sobre todo cuando son compartidos.

Pero más allá de esta aclaración, Gindín se muestra abierto al uso de juguetes sexuales.

"Son divertidos y provocan buen humor", opina.

"Claro que cuando son la única forma para obtener placer y no hay relaciones sexuales ni masturbación manual, por ejemplo, uno podría pensar que hay una actitud compulsiva, repetitiva, obsesiva, que debería ser tratada", aclara.

Curiosidad

Piensen lo que piensen los especialistas, lo cierto es que millones de personas usan juguetes sexuales cada día en todo el mundo. Y a muchas parece encantarles.

"Comencé casi sin darme cuenta, por saber cómo era. Ahora tengo toda una colección y me divierto mucho con ella, sola o acompañada", cuenta una mujer de 30 años asidua de una tienda en que se venden estos adminículos.

Una encuesta publicada en Terra.com le preguntó a 2.465 mujeres si alguna vez han utilizado juguetes sexuales. Éstas son sus respuestas:

Sí, y me gustó utilizarlos: 18,5% Sí, pero no me gustó utilizarlos: 4,1% Sí, pero me son indiferentes: 1,5% No, pero me gustaría utilizarlos alguna vez: 43,5% No y tampoco me llama la atención utilizarlos: 32,5%

Aunque sólo una minoría reconoció haberlos usado, la encuesta deja en claro que los juguetes sexuales despiertan curiosidad.

Juguetes Sexuales

 

Vibradores

 

Los vibradores proporcionan un intenso placer al clítoris y la vulva y están entre las formas mas fuertes y consistentes de estimulación. Los vibradores eléctricos o de baterías vienen en infinidad de formas y tamaños, muchas veces tienen varias velocidades y un control variable que te permite cambiar la intensidad y encontrar la que mejor te acomode.

Los vibradores pueden masajear músculos y distintas partes del cuerpo o estimular directamente tus zonas erógenas. Muchas mujeres alcanzan orgasmos intensos mucho más rápido con el uso de vibradores que con los métodos manuales. Los vibradores también ayudan a construir un orgasmo poderoso, dejándote la posibilidad de tenerlo con cualquier otra técnica. Puede que estés satisfecha con cualquier otro método para alcanzar un orgasmo, pero en la variedad está el gusto, así que ¿por qué no intentarlo? Al utilizar vibradores, aplica las mismas técnicas de estimulación vistas anteriormente.

 

La imagen y poder de un vibrador puede ser intimidante, pero anímate a empezar esta aventura y explorar las diversas opciones de placer sexual que tienes.

 

 

Vibradores de motor y de vara

 

Estos vibradores proporcionan un placer extremo en todo el cuerpo, no solo en el clítoris. Los de motor proporcionan vibraciones muy localizadas y firmes y normalmente vienen acompañados con cuatro o seis aditamentos para mas variedad. Los vibradores de vara generan vibraciones penetrantes y difusas. También tienen cabezas suaves y vibrantes mas o menos del tamaño de una pelota de tenis. Comercializados normalmente como “masajeadores musculares personales”, están disponibles en sex-shops y tiendas departamentales.

 

 

Vibradores de baterías

 

Estos vibradores son los juguetes sexuales más populares. Los hay de diferentes formas, tamaños y colores. Son populares por ser portátiles, versátiles y de bajo costo. Normalmente están hechos de plástico duro, vinilo plegable o hule, designados para estimular externamente el clítoris o internamente el ano y la vagina. Hay gran variedad de accesorios y fundas de hule lo que permite cambiar la forma y textura de tu vibrador. Las fundas pueden hacer que tu vibrador pueda insertarse en el ano o la vagina, proporcionando una sensación de cosquilleo. Vibradores ligeros y portátiles son ideales para cargarlos en tu bolsa de mano.

Mini-vibradores. Los mini-vibradores de baterías son excelentes. Compactos, portátiles, poderosos y discretos, estos vibradores vienen con distintos accesorios para el clítoris. Los hay también a prueba de agua. Estos minis son excelentes compañeros de viaje.

 

Vibradores en forma de huevo. Estos vibradores, también llamados “Balas”, son mas pequeños que un huevo de gallina y están unidos a las baterías por un cable. Están diseñados para ser insertados en la vagina aunque también son utilizados para estimular el clítoris. Son estéticamente placenteros, pequeños y vienen en varios colores.

 

Cilíndricos. Estos son los vibradores mas comúnmente utilizados. Algunos son idénticos a un pene, mientras otros son completamente lisos. Sin importar su textura, estos vibradores cilíndricos proporcionan un flujo constante de estimulación de forma tanto externa como interna. Varían su tamaño desde 4 hasta 8 pulgadas de largo y un diámetro de 1.25 pulgadas. Muchos de estos vibradores tienen un control de velocidad variable en la base y a veces vienen en paquetes (kits).

 

 

 

 

El Punto G

 

La estimulación del punto G es muy placentera para algunas mujeres, para otras es un punto de placer nuevo e inexplorado. Si no conoces tu punto G, no sientas temor. Esta zona erógena normalmente necesita de mucha práctica para ser estimulada correctamente, pero el esfuerzo extra bien vale la pena. Además del Punto G, hay otros puntos que son muy sensibles dentro de la vagina. Estas zonas están situadas en distintos puntos en cada mujer. Así que no te limites a solo un punto.

 

 

 

Algunos juguetes sexuales, como dildos y vibradores, están diseñados específicamente para estimular el Punto G. Los más comunes son un cilindro con una curva en la punta. Esta punta curva esta angulada para presionar el punto g al ser insertado en la vagina.

 

Puede ser difícil lograr un orgasmo al estimular solo el punto g, especialmente si te estas iniciando en esto. No te decepciones, pueden pasar semanas y hasta meses para que te familiarices con esta zona y el gran placer que te puede generar. Como con el clítoris, debes condicionar a tu punto g para que te produzca orgasmos. Mientras enseñas a tu cuerpo a tener orgasmos de esta manera, utiliza otros estímulos para agregar mas placer. También es importante utilizar una presión firme, no un suave toque, por que el punto g no esta en la vagina, sino que se estimula a través de la pared de ésta. Ver ilustración.

 

 

Recuerda que el Punto G esta situado cerca de la uretra, por lo que al estimular este punto te pueden dar ganas de orinar. No te preocupes, esta sensación es normal, pero no es orina lo que saldrá de ti.