ads
Una de las afecciones del pene, relativamente frecuentes son las infecciones. Las infecciones en la cabeza, se denominan balanitis. Son sus causas: fricción con ropa interior húmeda, uso de cremas anticonceptivas, y el herpes. También puede verse en diabéticos.
Las infecciones se tratan con antibióticos.
Desde el punto de vista homeopático, pueden prevenirse mediante la toma del medicamento de fondo o constitucional ya que, como sabemos, aumenta las defensas.
También existen medicamentos de tropismo, para cubrir las modalidades de síntomas locales.Entre estos, existen algunos que tratan los problemas de erección, la eyaculación precoz, y todos los desórdenes funcionales.

VERRUGAS Y LLAGAS EN EL PENE

Verrurgas y llagas en el pene
Pequeñas verrugas antes (izquierda) y después de ser extirpadas con cirugía láser, la cual deja cicatrices pequeñas y rojizas
En hombres, aparecen como racimos de bultos con una forma de coliflor en el pene. También pueden aparecer en el ano y en el recto de los homosexuales. Las verrugas no son dolorosas pero, sí, altamente contagiosas.



DESCRIPCIÓN

Las verrugas del pene, más frecuentemente denominadas verrugas húmedas o venéreas, están entre las enfermedades de transmisión sexual más comunes.



CONSIDERACIONES

La inflamación del pene se llama balanitis en hombres circuncisos y la balanopostitis en los que no lo son. A menudo el problema está relacionado con la actividad sexual. Lo típico es que el hombre note la inflamación pocos días después del contacto sexual. Puede aparecer algún flujo junto con hinchazón e irritación. La piel delantera del pene suele estar constreñida (fimosis) debido a la inflamación y edema. A menudo los ganglios linfáticos de la ingle se inflaman.



CAUSAS

Las verrugas en el pene son causadas por un virus papiloma. Este virus puede sobrevivir cierto tiempo fuera del cuerpo, con lo que una persona podría contraerlo en inodoros y otros objetos de esta índole.
Muchas enfermedades de transmisión sexual como:
  • Gonorrea
  • Herpes genital
  • Sífilis
  • Chancroides

Pueden causar llagas e inflamación en el pene. Las infecciones por hongos, que también pueden transmitirse sexualmente, son otra de las causas comunes.



SIGNOS Y SÍNTOMAS

Los principales síntomas son:

  • Formaciones rojizas y con forma de coliflor en el pene
  • Ulceraciones, ampollas o llagas en el pene que producen incomodidad y ardor
  • Inflamación y dolor en los ganglios linfáticos de la ingle



LLAMANDO AL MÉDICO

Ante cualquier irritación, llagas, inflamación o crecimiento de verrugas en el pene pida cita con el médico; especialmente se ha tenido contacto sexual con alguien nuevo.



TRATAMIENTO

Tras un riguroso examen, el médico indicará el tratamiento más adecuado a base de medicamentos.



CUIDADOS

La mejor opción es evitar su aparición, para ello:
  • Evite tener múltiples parejas sexuales
  • Use condón si hay alguna posibilidad de contraer una infección

  • Evite usar pantalones ajustados o ropa que pueda causar fricción en el pene
  • Evite lavarse el pene con jabones perfumados

 

Trastornos de pene, próstata y testículos

Las anomalías en el pene, la próstata y los testículos pueden resultar tanto psicológicamente perturbadoras como físicamente perjudiciales. El pene puede verse afectado por lesiones, inflamaciones o infecciones, incluyendo las enfermedades de transmisión sexual. El cáncer de piel también puede desarrollarse en el pene. Los defectos de nacimiento pueden causar dificultades para orinar y para mantener relaciones sexuales.

El trastorno más común de la próstata es la hiperplasia benigna, que dificulta la micción. Otros trastornos incluyen la prostatitis y el cáncer de próstata (uno de los cánceres más frecuentes). El cáncer también puede afectar a los testículos, amenazando la fertilidad y, si no se trata, causa la muerte. Otros trastornos que afectan a los testículos incluyen la torsión testicular y la hernia inguinal.

Lesión e inflamación del pene

Varias son las lesiones que pueden afectar al pene. Enganchar el pene con la cremallera de los pantalones es muy frecuente, pero el corte producido en general se cura rápidamente. Un corte o irritación que se infecte debe ser tratado con antibióticos. Doblar excesivamente un pene erecto puede causar dolor, dañar gravemente las estructuras que controlan la erección y causar dificultades en las relaciones sexuales. El pene también puede partirse parcial o completamente. En ciertos casos es posible volver a unirlo, pero rara vez se recuperan completamente la sensibilidad y el funcionamiento normales.

La balanopostitis es una inflamación generalizada de la cabeza del pene (glande) y del prepucio. Dicha inflamación es habitualmente debida a una infección causada por un hongo o una bacteria bajo el prepucio de un pene no circunciso.

La inflamación causa dolor, picor, enrojecimiento, hinchazón y finalmente puede derivar en un estrechamiento (constricción) de la uretra. Los varones que padecen balanopostitis pueden llegar a desarrollar balanitis obliterante xerótica, fimosis, parafimosis y cáncer.

En la balanitis obliterante xerótica, la inflamación crónica provoca la aparición de una zona dura, de color blanco, cerca del extremo del pene. En general, la causa es desconocida, pero puede producirse por una infección o una reacción alérgica. El orificio de la uretra suele estar rodeado de esta piel blanca gruesa, que no hace más que bloquear la salida de la orina y del semen. Las cremas antibacterianas o antiinflamatorias pueden curar la inflamación, pero en general la uretra debe volver a abrirse quirúrgicamente.

Fimosis
Tratamiento quirúrgico.

La fimosis es una constricción o endurecimiento del prepucio. Es una situación normal en un recién nacido o en un niño pequeño y suele resolverse en la pubertad sin tratamiento alguno. En los adultos, la fimosis puede ser el resultado de una irritación prolongada. Como el prepucio endurecido no se retrae, puede afectar a la micción y a la actividad sexual. El tratamiento habitual es la circuncisión.

En la parafimosis, el prepucio retraído no puede volverse a colocar sobre la cabeza del pene (glande). La parafimosis puede curarse con la circuncisión.

La eritroplasia de Queyrat es una zona rojiza y aterciopelada claramente delimitada que se desarrolla sobre la piel del pene, en general, sobre la cabeza o en la base de ésta. Este trastorno suele producirse en varones no sometidos a circuncisión. Para confirmar el diagnóstico, el médico puede tomar una pequeña muestra de piel para examinarla al microscopio (biopsia). La eritroplasia de Queyrat se trata con una crema que contenga el medicamento fluorouracilo. Como el área puede volverse cancerosa si no se trata a tiempo, el médico la examina cada pocos meses durante y después del tratamiento. Como tratamiento alternativo, puede extirparse el tejido anormal.

Tumores del pene

A pesar de que el cáncer de piel puede aparecer en cualquier parte del pene, el punto más frecuente es la cabeza, especialmente en la base. Los varones circuncisos rara vez presentan cáncer de piel en el pene. Al principio, el cáncer suele manifestarse como un área rojiza con llagas que no se curan en varias semanas pero que, en general, son indoloras. Habitualmente, este cáncer es un carcinoma de células escamosas. Otros cánceres de piel en el pene, mucho menos frecuentes, son la enfermedad de Bowen y la enfermedad de Paget. El cáncer se extirpa quirúrgicamente, junto con una pequeña área de tejido sano que lo rodea. Sin embargo, el médico intenta salvar tanto tejido peneal como le resulta posible.

Otras tumoraciones en el pene pueden estar causadas por una infección. Por ejemplo, una llaga pequeña, indolora, puede ser un signo de sífilis. Las ampollas dolorosas, diminutas, con frecuencia deben su origen al herpes simple. En muy raras ocasiones, las ampollas, que con el tiempo forman pequeñas úlceras, pueden estar causadas por el chancro blando. Uno o más nódulos protuberantes y consistentes en general son verrugas genitales, causadas por un virus. Las formaciones pequeñas, consistentes y con diminutas depresiones (molluscum contagiosum) están causadas por otro virus.

Priapismo

El priapismo es una erección dolorosa, persistente, que no está acompañada de deseo sexual ni de excitación.

En la mayoría de los casos, el priapismo se produce como consecuencia del uso de fármacos, o por motivos desconocidos. Otras causas posibles incluyen un trastorno de la sangre, como los coágulos sanguíneos, la leucemia o la anemia drepanocítica, un tumor en la pelvis o en la columna vertebral y una infección de los genitales. La enfermedad probablemente se deba a anomalías en los vasos sanguíneos y en los nervios que atrapan sangre en el tejido eréctil (cuerpos cavernosos) del pene.

El tratamiento del priapismo depende de la causa. Si es un medicamento, deberá suspenderse de inmediato. Si la causa parece ser una lesión neurológica, la anestesia de la columna vertebral de manera continua puede resultar de gran ayuda. Si la causa probable es un coágulo de sangre, éste debe ser extraído quirúrgicamente, o bien debe realizarse una derivación quirúrgica para restablecer la circulación normal en el pene. La mayoría de los casos de priapismo puede tratarse drenando el exceso de sangre del pene con una aguja y una jeringa e irrigando los vasos sanguíneos con líquido para eliminar los coágulos u otras obstrucciones. También pueden utilizarse varios medicamentos, dependiendo de la causa del problema. Las probabilidades de que un varón recupere su función sexual son pocas si el priapismo no responde rápidamente al tratamiento.

Enfermedad de Peyronie

La enfermedad de Peyronie es un engrosamiento fibroso que provoca contracturas en el pene y deforma la erección.

La causa de la enfermedad de Peyronie, que afecta a los varones adultos, es desconocida. El tejido fibroso que forma las contracturas provoca una curvatura en el pene erecto que puede hacer difícil o imposible la penetración sexual. La enfermedad puede causar erecciones dolorosas. El tejido fibroso puede extenderse incluso hacia el tejido eréctil (cuerpos cavernosos), impidiendo completamente la erección.

La enfermedad de Peyronie puede curarse por sí sola en el curso de varios meses. Las inyecciones de corticosteroides en el área afectada pueden ser útiles. En algunos casos, los síntomas pueden aliviarse con el uso de tratamientos con ultrasonidos. Lo más habitual es que las áreas fibrosas deban ser extirpadas quirúrgicamente. La cirugía puede curar la enfermedad pero, en algunas ocasiones, puede provocar una cicatrización mayor que hace que la situación empeore. La cirugía puede originar también impotencia.

Hiperplasia benigna de la próstata

La hiperplasia benigna de la próstata es una formación no cancerosa (benigna) de esta glándula.

La hiperplasia benigna de la próstata es frecuente en los mayores de 50 años. La causa es desconocida, pero puede tener que ver con los cambios en los valores hormonales que se producen con el envejecimiento. La próstata es una glándula que rodea la uretra y, si crece, puede estrecharla gradualmente. Con el paso del tiempo, el flujo de orina puede resultar obstruido. Como resultado, los músculos de la vejiga se vuelven más gruesos y fuertes para poder empujar la orina hacia fuera. No obstante, cuando un sujeto con hiperplasia benigna de próstata orina, la vejiga puede no vaciarse por completo. En consecuencia, la orina se estanca exponiendo a la persona a infecciones y a la formación de cálculos. Una obstrucción prolongada puede dañar los riñones. En un varón con hiperplasia benigna de próstata, los fármacos que afectan negativamente al flujo de orina, como los antihistamínicos, pueden provocar una obstrucción.

Síntomas

La hiperplasia benigna de la próstata presenta los primeros síntomas cuando la próstata agrandada comienza a obstaculizar el flujo de orina. Al principio, el paciente puede tener dificultades al comenzar a orinar. También puede sentir que la descarga de orina ha sido incompleta. Como la vejiga no se vacía por completo en cada micción, tiene que orinar con más frecuencia, sobre todo por la noche (nicturia) y la necesidad se vuelve cada vez más imperiosa. El volumen y la fuerza del flujo de orina pueden reducirse notablemente, y puede haber goteo al final de la micción. Finalmente, la vejiga puede llenarse en exceso, provocando incontinencia urinaria.

Algunas pequeñas venas de la uretra y de la vejiga pueden reventar cuando el paciente se esfuerza por orinar, y ello hace que aparezca sangre en la orina. La obstrucción completa puede imposibilitar la micción, lo cual produce una sensación de saciedad y luego un dolor agudo en la parte inferior del abdomen.

Las infecciones de la vejiga pueden causar una sensación de quemazón durante la micción y también fiebre. El residuo de la orina que se devuelve también aumenta la presión sobre los riñones, pero rara vez produce permanentes lesiones del riñón.

Diagnóstico

El médico que sospecha un caso de hiperplasia benigna de próstata basándose en los síntomas realiza una exploración física. Al palpar la próstata durante un examen rectal, el médico generalmente puede determinar si está agrandada. También buscará nódulos, que pueden indicar la presencia de cáncer, y comprobará si existe dolor, lo cual puede ser indicio de infección.

En general se realizan análisis de sangre que miden la función renal, así como otras pruebas que determinan si una persona tiene cáncer de próstata. Estos análisis miden las concentraciones de antígeno específico prostático (AEP). Los resultados muestran valores elevados en un 30 o en un 50 por ciento de los hombres con hiperplasia benigna de próstata. Dicho incremento significa que debería llevarse a cabo otra evaluación para determinar si la persona tiene cáncer de próstata, pero no significa que así sea.

En ocasiones, es necesario realizar más pruebas. El médico puede usar un catéter para medir la cantidad de orina que queda en la vejiga tras la micción. Sin embargo, lo más común es que el médico haga orinar a la persona en un urofluómetro (un instrumento que mide el flujo urinario). Un examen con ultrasonidos (ecografía) puede medir el tamaño de la próstata y ayuda a determinar si el cáncer es una causa posible. En raras ocasiones, el médico pasa un endoscopio (un tubo flexible que permite visualizar) hasta la uretra para determinar si el flujo de orina está obstaculizado por otra razón que no sea el crecimiento de la próstata.

Tratamiento

Los síntomas pueden aliviarse con fármacos alfa-adrenérgicos que relajan los músculos de la salida de la vejiga, como la terazosina y la doxazosina. Para reducir el tamaño de la próstata y posponer la necesidad de cirugía, pueden administrarse medicamentos como el finasteride, pero la mejoría de los síntomas puede tardar en producirse hasta 3 meses o más. Se requiere un tratamiento adicional si los síntomas se vuelven insoportables, el conducto urinario se infecta, el riñón comienza a dejar de funcionar o el flujo de orina resulta completamente obstaculizado. Un hombre que no puede orinar en absoluto necesita que se le coloque un catéter de Foley para drenar la vejiga. Cualquier infección se trata con antibióticos.

Tacto rectal
Con el tacto rectal se logra palpar la próstata,que, en la ilustración, presenta un nódulo de origen tumoral.

La cirugía es la opción que más alivia los síntomas. El procedimiento más frecuente es la resección transuretral de la próstata, mediante la cual el médico introduce un endoscopio hasta la uretra y elimina parte de la próstata. Este procedimiento no requiere una incisión quirúrgica y, en general, se administra un anestésico inyectado en la columna vertebral. Sin embargo, el 5 por ciento de los varones que se someten a esta intervención, o incluso menos, sufren incontinencia urinaria. En raras ocasiones, el sujeto sufre de impotencia, necesita que se le dilate la uretra o requiere otra resección transuretral en los 3 años siguientes. Otra alternativa es utilizar un endoscopio equipado con un láser para quemar el tejido prostático, causando menos daño a los nervios y menos complicaciones. Sin embargo, hasta la fecha no existen estudios sobre las consecuencias de este procedimiento a largo plazo. Otros tratamientos probados recientemente son el uso de calor por microondas para reducir el tejido prostático y el uso de un globo para dilatar la uretra.

Cáncer de próstata

El cáncer de próstata es extremadamente frecuente, aun cuando su causa exacta sea desconocida. Cuando se examina al microscopio el tejido prostático obtenido tras una intervención quirúrgica o en una autopsia, se encuentra cáncer en el 50 por ciento de los hombres mayores de 70 años y prácticamente en todos los mayores de 90. La mayoría de estos cánceres nunca presenta síntomas porque crecen muy lentamente; sin embargo, algunos cánceres de próstata sí crecen de forma más agresiva y se extienden por todo el cuerpo. Aun cuando menos del 3 por ciento de los hombres que padecen esta enfermedad muere a causa de ella, en muchos países, el cáncer de próstata es aún la segunda causa de muerte más frecuente entre los varones.

Síntomas

En general, el cáncer de próstata crece lentamente y no presenta síntomas, a menos que se encuentre en estado avanzado. A veces los síntomas parecen similares a los de la hiperplasia benigna de próstata, incluyendo la dificultad para orinar y la necesidad de hacerlo con frecuencia. Estos síntomas aparecen porque el cáncer bloquea parcialmente el flujo por la uretra. Más adelante, el cáncer de próstata puede provocar orina con sangre o una repentina retención urinaria.

En algunos casos, el cáncer de próstata no se diagnostica hasta que se extiende (metástasis) hasta el hueso (típicamente la pelvis, las costillas y las vértebras) o los riñones, produciendo insuficiencia renal.

El cáncer de hueso tiende a ser doloroso y puede debilitarlo hasta el punto de causar fracturas. Una vez que el cáncer se ha extendido, es frecuente que la persona tenga anemia. El cáncer de próstata también puede extenderse hasta el cerebro, provocando ataques epilépticos, confusión y otros síntomas mentales o neurológicos.

Diagnóstico

Dado que el cáncer de próstata es tan común, muchos médicos lo buscan intencionadamente con el fin de poder establecer un diagnóstico en las primeras fases, cuando aún puede curarse. El mejor modo de buscarlo es hacer un examen rectal con el dedo y un análisis de sangre una vez al año. Durante el examen rectal, el médico palpa la próstata. Si la persona tiene cáncer, el médico suele percibir un nódulo. El análisis de sangre mide el valor de antígeno específico prostático (AEP), una sustancia cuya concentración se eleva habitualmente en las personas que presentan cáncer de próstata, pero que también puede aparecer en altas cantidades (aunque, en general, en menor proporción) en pacientes con hiperplasia benigna de próstata. Esta prueba no alcanza a descubrir un tercio de los cánceres de próstata (falso resultado negativo) y en alrededor del 60 por ciento de las veces indica cáncer cuando en realidad no lo hay (falso resultado positivo).

A pesar de que el examen aumenta las probabilidades de detectar el cáncer en sus primeras fases, también puede suponer realizar costosas e innecesarias pruebas diagnósticas y establecer un tratamiento sobre la base de un resultado falso positivo. Algunas organizaciones recomiendan realizar una determinación de AEP cada año para detectar la presencia de cáncer, mientras que otras no lo incluyen como una prueba de detecciðn sistemática.

Si el médico percibe un nódulo, puede examinar más detenidamente la próstata con una ecografía, un examen que utiliza ondas sonoras. Si este examen revela la presencia de un nódulo sospechoso, el médico generalmente obtiene varias muestras de tejido de la próstata. La persona recibe sólo un anestésico local antes de intervención y no se requiere hospitalización. Las muestras de tejido son examinadas al microscopio y pueden efectuarse en ellas ciertas pruebas bioquímicas. Estas pruebas ayudan a determinar si el cáncer es de tipo agresivo, que tiene probabilidades de extenderse con rapidez, o bien si es de tipo corriente, que tiende a crecer y a extenderse lentamente. También indican hasta qué punto se ha extendido el cáncer dentro de la glándula. Los tumores óseos metastásicos pueden ser detectados con radiografías o bien mediante una gammagrafía de los huesos.

Existen dos parámetros que ayudan al médico a determinar el curso posible del cáncer y el mejor tratamiento.

- Hasta dónde se ha extendido. Si el cáncer está confinado a una parte pequeña de la glándula de la próstata, en general, pasarán muchos años antes de que se extienda a las áreas que rodean la glándula y después al hueso y a otras partes del cuerpo.

- El grado de malignidad de las células. Las células del cáncer de próstata que se ven más distorsionadas al examinarlas al microscopio tienden a crecer y a extenderse con mayor rapidez.

Tratamiento

El tratamiento puede afectar gravemente a la forma de vida de la persona. La cirugía mayor, la radioterapia y los fármacos contra el cáncer de próstata suelen producir impotencia y pueden provocar incontinencia. El tratamiento proporciona menos ventajas a los hombres de más de 70 años que a los más jóvenes, ya que los de mayor edad tienen más probabilidades de morir debido a otras causas. Muchos hombres enfermos de cáncer de próstata, en especial los de mayor edad con un cáncer en su fase inicial, deciden que es mejor esperar y observar.

Cuando un sujeto y su médico deciden que es necesario seguir un tratamiento, el tipo de terapia dependerá del alcance de la enfermedad. Por lo general, el cáncer confinado a la próstata puede curarse extirpando la próstata quirúrgicamente o bien con radioterapia. En los hombres sexualmente activos que padecen ciertos tipos de cáncer, puede optarse por un procedimiento quirúrgico llamado prostatectomía radical de preservación de la potencia. Este procedimiento, que preserva ciertos nervios, mantiene la potencia sexual en alrededor del 75 por ciento de los pacientes. Menos del 5 por ciento presenta incontinencia. Sin embargo, el procedimiento tiene menos probabilidades de curar la enfermedad en los tipos de cáncer más agresivos y no tiene ningún sentido efectuarlo en los casos en los que el cáncer se ha extendido más allá de la próstata.

La radioterapia puede ser utilizada para tratar el cáncer confinado a la próstata. También se trata de una opción válida cuando el cáncer ha invadido los tejidos que rodean la próstata pero no se ha extendido hasta órganos más distantes. La radiación se aplica con un aparato de emisión externa o bien mediante implantes radiactivos que se insertan en la próstata.

El cáncer de próstata metastásico avanzado no se cura, pero los síntomas pueden aliviarse. Como muchos cánceres de próstata dependen de los valores de testosterona que tenga la persona, los tratamientos que bloquean los efectos de esta hormona pueden reducir el crecimiento de los tumores. Aproximadamente el 80 por ciento de los hombres que padecen cáncer de próstata presenta una respuesta positiva al tratamiento que bloquea dichos efectos. Una forma de bloquearlos es tomar ciertos medicamentos, como el leuprolide. Sin embargo, este tratamiento provoca cambios significativos en el organismo, incluyendo reducción de la libido, impotencia y crecimiento de las mamas (ginecomastia). Además, en casi un tercio de los hombres con enfermedad avanzada, el cáncer resiste a dicho tratamiento al cabo de un año.

La extirpación de ambos testículos (orquiectomía bilateral) reduce notablemente los valores de testosterona, pero los efectos físicos y psicológicos hacen que este procedimiento resulte inaceptable para algunos hombres. Sin embargo, es eficaz, no necesita tratamientos repetitivos, es menos costoso que la terapia con medicamentos y no requiere siquiera un día completo de hospitalización. El cáncer de hueso, que provoca dolor y que no responde a otros tratamientos, puede ser tratado con radioterapia o con fármacos que puedan reducir los tumores, como el mestranol.

Prostatitis

La prostatitis es una inflamación de la próstata.

En general, la prostatitis no se debe a una infección que se pueda identificar pero, en ocasiones, alguna infección bacteriana se extiende hasta la próstata desde el tracto urinario.

La infección de la próstata causa dolor en la ingle, entre el pene y el ano y en la parte inferior de la espalda, así como escalofríos y fiebre. El paciente también puede necesitar orinar con frecuencia y de forma imperiosa y puede aparecer sangre en la orina. La infección bacteriana puede extenderse al escroto, causando intenso malestar, hinchazón y dolor muy fuerte cuando se toca la zona afectada. Incluso se puede experimentar impotencia debido al dolor.

La prostatitis también puede ser el resultado de infecciones por hongos, virus y protozoos.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de prostatitis generalmente se basa en los síntomas y en la exploración física. Cuando el médico realiza un examen rectal, la próstata puede hincharse y volverse dolorosa al tacto. En ciertas ocasiones, el médico puede obtener una muestra de orina o de secreción para su cultivo, aplicando presión sobre la próstata durante el examen.

Cuando la prostatitis no está causada por una infección, los baños de asiento calientes (baños en los que la persona se sienta), el masaje periódico de la próstata y la eyaculación frecuente son actividades recomendadas para aliviar los síntomas. Un analgésico, como el paracetamol o la aspirina, puede ser necesario para reducir el dolor. El hecho de tomar laxantes y beber mucho líquido también ayuda a aliviar los síntomas.

Cuando la prostatitis está provocada por una infección bacteriana, debe administrarse un antibiótico oral, como el trimetoprim-sulfametoxazol, du-rante 30 o 90 días. Tomar antibióticos durante menos tiempo sólo puede curar parcialmente la infección y derivar en una infección crónica.

Cáncer testicular

El cáncer testicular puede provocar el crecimiento de un testículo o la aparición de un bulto en el escroto. La mayoría de los bultos que aparecen en el escroto no están causados por el cáncer testicular, pero los que se forman en los testículos sí.

La causa del cáncer testicular es desconocida, pero los varones cuyos testículos no descendieron al escroto antes de los 3 años de edad tienen muchas más probabilidades de desarrollar cáncer testicular que aquellos cuyos testículos descendieron dentro de esa edad. La mayoría de los casos de cáncer testicular se desarrollan en hombres menores de 40 años.

Cuatro clases de cáncer pueden desarrollarse en los testículos: seminoma, teratoma, carcinoma embrionario y coriocarcinoma.

Síntomas y diagnóstico

El cáncer testicular produce un bulto consistente creciente en el escroto, lo cual puede resultar doloroso. A veces, los vasos sanguíneos se rompen dentro del tumor y, como resultado, se forma una masa que crece rápidamente y causa un fuerte dolor. Un bulto duro en el testículo debe considerarse seriamente y debe ser examinado de inmediato por un médico.

Una exploración física y una ecografía ayudan al médico a determinar si el bulto se ha originado en el testículo. Si el bulto parece ser una masa sólida, especialmente si se encuentra en el testículo, se extirpa una pequeña porción de tejido para analizarlo al microscopio (biopsia). El paciente recibe un anestésico local antes de la intervención y el testículo no resulta afectado. Los valores de dos proteínas en la sangre, la alfa-fetoproteína y la gonadotropina coriónica, tienden a ser elevados en los hombres que padecen cáncer testicular. Los análisis de sangre pueden utilizarse tanto para buscar cáncer como para controlar el efecto del tratamiento. Si los valores suben después del tratamiento, el cáncer puede haber vuelto a aparecer.

Tratamiento

El tratamiento inicial para el cáncer testicular es la extirpación quirúrgica de la totalidad del testículo. El otro testículo no se extirpa para que el sujeto tenga valores adecuados de hormonas masculinas y siga siendo fértil. En ciertos tipos de tumores, también pueden extirparse los ganglios linfáticos del abdomen puesto que el cáncer tiende a extenderse primero hacia ellos.

El tratamiento puede incluir radioterapia y cirugía, especialmente en casos de seminoma. La radiación suele concentrarse en los ganglios linfáticos del abdomen, del tórax y del cuello para intentar destruir las células cancerosas que se hayan extendido allí. El cáncer testicular que se ha expandido suele curarse con una combinación de cirugía y de quimioterapia. El pronóstico depende de la variedad y del alcance del tumor. Más del 80 por ciento de los hombres con seminomas, teratomas o carcinomas embrionarios sobrevive 5 años o más. Esta capacidad para curar la mayoría de los cánceres testiculares metastásicos es uno de los grandes triunfos de la terapia contra el cáncer. Muy pocos casos con coriocarcinoma altamente maligno, un tumor muy poco frecuente, logran sobrevivir siquiera 5 años.

Torsión testicular

Torsión testicular

La torsión testicular se produce cuando un testículo se retuerce en su cordón espermático.

La torsión testicular es el resultado de un desarrollo anormal del cordón espermático o de la membrana que recubre el testículo. En general, se produce en los varones entre la pubertad y los 25 años; sin embargo, puede suceder a cualquier edad. La torsión testicular se produce tras una actividad extenuante o bien puede tener lugar sin razón aparente.

De inmediato, se produce un dolor agudo y tumefacción del escroto, además de náuseas y vómitos. El médico puede diagnosticar la enfermedad basándose sólo en la descripción que el paciente hace de sus síntomas y en los que haya encontrado tras el examen físico. Alternativamente, el médico puede recurrir a los exámenes con isótopos radiactivos para diagnosticar la enfermedad; sin embargo, los resultados de la prueba no son siempre fiables. La ecografía de color con análisis de flujo, que muestra tanto el tejido testicular como el flujo de sangre, suele ser la exploración más utilizada. El cordón retorcido corta el suministro de sangre al testículo. En consecuencia, la única esperanza de salvar el testículo es la cirugía para desenrollar el cordón dentro de las 24 horas siguientes a la aparición de los síntomas. Durante la cirugía, se comprueba el estado del otro testículo y habitualmente también se fija para prevenir la torsión del otro lado.

Hernia inguinal
En la hernia inguinal, una porción del intestino se abre paso por un orificio de la pared abdominal hacia el canal inguinal, el conducto por el que descienden los testículos hacia el escroto en la vida fetal.

Anatomía normal Hernia inguinal

Hernia inguinal

En la hernia inguinal, el intestino hace presión desde un orificio que se encuentra en la pared abdominal hasta el canal inguinal (el conducto por el cual descienden los testículos desde el abdomen hacia el escroto poco antes del nacimiento).

Cuando la hernia se produce porque el orificio es más holgado o débil de lo normal en el nacimiento, recibe el nombre de hernia congénita o indirecta. Cuando el paso del intestino se debe a un defecto en la base del canal inguinal, el trastorno recibe el nombre de hernia adquirida o directa.

En ambas clases de hernia inguinal, el intestino puede empujar hacia el escroto, generalmente produciendo una protuberancia indolora en la ingle y en el escroto. La protuberancia puede crecer cuando el sujeto se pone de pie y encogerse cuando se acuesta, porque el contenido se mueve hacia atrás y hacia adelante con la gravedad. Puede recomendarse recurrir a la cirugía dependiendo del tamaño de la hernia y del malestar que causa. Si una porción del intestino queda atrapada en el escroto, el suministro de sangre puede resultar interrumpido y dicha porción de intestino puede volverse gangrenosa. En este caso, se lleva a cabo una intervención quirúrgica de urgencia para sacar el intestino del canal inguinal y cerrar el orificio para que la hernia no se repita.

Otros trastornos del escroto y de los testículos

La orquiepididimitis es la inflamación del epidídimo y del testículo. Puede ser una complicación de una infección de la vejiga, una uretritis no específica, gonorrea, cirugía de la próstata o un procedimiento como la cateterización de la vejiga urinaria. El testículo se hincha y duele y también puede estar caliente al tacto. En general, hay líquido en el saco del escroto. La persona también puede tener fiebre. El tratamiento suele incluir antibióticos orales, reposo en cama, compresas de hielo aplicadas sobre el escroto y un aparato suspensorio que lo sujete. Quizás sea necesario recurrir al paracetamol o a otros calmantes del dolor. En ciertos casos, se forma un absceso (acumulación de pus) que, al tacto, resulta como un bulto blando en el escroto. El absceso tiende a drenar por sí solo, pero en determinados casos es necesario practicar un drenaje quirúrgico.

Varicocele Hidrocele

La parotiditis es una infección vírica que, en general, afecta a los niños; si un adulto contrae parotiditis, los testículos pueden resultar afectados. La enfermedad produce una dolorosa hinchazón, la cual puede perjudicar de forma permanente la capacidad de los testículos para producir esperma.

Un hidrocele es una acumulación de líquido en la membrana que cubre los testículos, que causa una hinchazón blanda en uno de ellos. La enfermedad puede manifestarse en el momento del nacimiento o bien desarrollarse con el paso de los años. El hidrocele generalmente resulta indoloro, pero su volumen puede volverse tan grande que deba recurrirse a la extirpación quirúrgica para eliminar la molestia.

Un hematocele es una acumulación de sangre que generalmente aparece después de una lesión en el escroto. A veces la sangre se resorbe sin tratamiento, pero los hematoceles de gran tamaño suelen necesitar extirpación quirúrgica.

Un espermatocele es una acumulación de fluido que contiene esperma, localizada justo al lado del epidídimo. Si el espermatocele aumenta mucho de tamaño o se vuelve molesto acaba extirpándose quirúrgicamente.

Un varicocele es una masa de venas alargadas, anchas y con forma de gusano, localizadas en el escroto, muy similares a las venas varicosas. El varicocele suele aparecer en el lado izquierdo del escroto y, al tacto, se parece a un saco de gusanos. La masa resulta evidente cuando el sujeto se pone de pie, pero, en general, desaparece cuando se acuesta, porque se reduce el flujo de sangre que se dirige hacia las venas dilatadas.

Un varicocele puede ser corregido quirúrgicamente si provoca la sensación de que el escroto se encuentra incómodamente lleno o bien si disminuye la fertilidad.

El incremento de la circuncisión que se practica en el recién nacido en los diferentes países, considerados como desarrollados, ha propiciado desde hace años, serios trabajos de investigación clínica para evaluar un procedimiento no mutilante y al que desde entonces le hemos llamado sinequitomía prepucial o simplemente sinequitomía, como una nominación de entendimiento.

Aunque el tema pudiera carece de interés para el cirujano, esperamos se le contemple haciendo a un lado la técnica quirúrgica y se le juzgue en toda su magnitud de reflexión ecléctica futura y en lo vasto de su proporción numérica.

No es posible dejar de mencionar las consideraciones fundamentales por las cuales se estima innecesaria y perjudicial la circuncisión sistemática en el recién nacido o la indiscriminada en los niños mayorcitos y que son:

  1. Una de las leyes fundamentales que rige a la cirugía es aquella que se refiere a que ningún órgano o parte orgánica se debe extirpar si no esté enferma. Excepcionalmente se podrá contrariar este precepto, que de no continuar vigorizándose, nos pondría en el camino de la adenoamigdalectomía, de la apendicectomía o de la extirpación dentaria profiláctica, por ejemplo. Es así como permanece incorruptible el que no deberá practicarse intervención quirúrgica alguna sin estar plenamente justificada.
  2. El 100% de todos los niños recién nacidos presentan una sinequia congénita balanoprepucial, que no es sino una etapa funcional transitoria y temporal y que, en alrededor de 90% de los niños que cumplen tres años, prácticamente ha desaparecido, por lo que no es razonable ningún tipo de cercenación profiláctica del prepucio desde el punto de vista de una frecuencia estadística.
  3. Las indicaciones precisas para ejecutar la circuncisión en el niño son inexistentes y, más aún, lo son a partir del advenimiento de la sinequiotomía prepucial, proceso sistemático en el lactante menor, después de los tres meses, que ha logrado el abatimiento de la patología atribuible al prepucio. La sinequiotomía, como las inmunizaciones, ha logrado desterrar a la vieja patología prepucial; fimosis, balanopostitis, quiste esmegmático, parafimosis, etcétera.
  4. La ignorancia acerca de las funciones del prepucio, el desconocimiento de lo anticientífico y del por qué es inútil y perjudicial la circuncisión y la ganancia ilícita que propicia este recurso a los falsos médicos, son los tres principales motivos de la postectomía en el niño, que transgreden los principios de la responsabilidad profesional de la ética y de la deontología médica.
  5. La invocación que hace años fue sustentada vigorosamente en el sentido de que el cáncer cervicouterino era menos frecuente entre algunos grupos étnicos en quienes sistemáticamente a sus varones se les había practicado la circuncisión durante la etapa del recién nacido, cayó por su propio peso cuando numerosos trabajos comprobaron exactamente lo contrario para otros varios grupos raciales.
  6. El carácter potencialmente cancerígeno del esmegma, producido por las glándulas de Tysson y en cual efectivamente se acumula más en los no circuncisos desaseados, incita a recomendar más a la sinequiotiomía, al uso del agua y del jabón, pero por ningún motivo la amputación del prepucio.
  7. El prepucio es un elemento protector para el balano y las formaciones que éste incluye, desde la etapa intrauterina por ser una cubierta preservativa para las finas y delicadas terminaciones nerviosas del glande y que son origen de los estímulos propiciadores de la cópula.
  8. Las enciclopedias populares definen al prepucio, equivocadamente, como una membrana o como una pielecita (Foreskin, en EUA) y desde estudiantes se nos dio a entender que dicha cubierta o capote era un vestigio o remanente. Nada más equivocado, puesto que nuestros estudios histológicos seriados practicados en cadáveres desde preniños hasta ancianos, han demostrado la existencia de fibras musculares en el prepucio, que por cierto son continuidad de las de falo, llamadas por nosotros dartos prepucial (Straffon). Estas fibras musculares prepuciales, en mayor o menor grado se suman a las del falo durante la erección peneana para producir el estancamiento sanguíneo en las lagunas fálicas y, por tanto, contribuyen en alguna forma a una satisfactoria cópula y a la reproducción humana.
  9. Antropofilogenéticamente el prepucio persiste a través de los siglos sin modificaci&ocuate;n alguna. De no ser util o hubiera desaparecido o se hubiera atrofiado.
  10. La circunstancia de que existen factores psicológicos, ya sugeridos por Freud, en el sentido de que el rape fálico simbólicamente puede significar para algunos niños una castración parcial, con los consiguientes disturbios en el comportamiento sexual, también nos invitaría a evitar la exéresis prepucial.
  11. El prepucio no se debe cercenar nunca en el recién nacido ni en ningún niño, pues muchos procedimientos plásticos, sobre todo peneanos y faciales (congénitos o adquiridos), requieren de esta cubierta orgánica para algunos tiempos de reconstrucciones plásticas (por ejemplo, el hipospadias).
  12. Tal vez el argumento más difícil del demostrar, pero no por ello menos importante, es el hecho de que algunas mujeres encuentran más placentero el acto sexual con los no circuncisos y que, por otro lado, algunas encuestas masculinas informan de una mejor conservación de la libido, más allá de la madurez, también en los que no fueron sujetos a la extirpación prepucial.
  13. La técnica de la circuncisión entraña erogaciones económicas considerables, que podrían aplicarse a otras condiciones prioritarias de bienestar y salud.
  14. El despojo del prepucio en el recién nacido o la sustracción indiscriminada de él a otras edades infantiles, constituyen un acto contrario a la carta de la ONU sobre La declaración de los derechos del niño, la cual hace partícipes a los médicos de la protección para la salud integral del mismo niño, en lo físico, lo psíquico y lo social. Asi mismo los Derechos del Recién Nacido (ANPREN) lo exigen.
  15. En diversos museos, ciudades y pinacotecas encontramos que casi todos los artistas, escultores o pintores, clásicos, neoclásicos o actuales prefieren, casi invariablemente, representar al pene con su prepucio, tal vez en un acto de bella dignificación dándole un gran valor estético.
  16. En el cristianismo, la circuncisión fue abrogada por el hijo de Dios. A insistencias del apóstol Pablo, Jesús retiró de su liturgia al inútil y doloroso recurso, y en su lugar orden&ocute; el bautismo.
  17. La mayoría de las legislaciones prohiben la esclavitud. La mutilación (del latín: mutilare: cortar una porción del cuerpo viviente) es una expresión de la sumisión esclavizante a un Dios, a un superior o a un vencedor. El prepucio es 100% un elemento sano y por lo tanto no extirpable.
  18. El cortar una parte sana del niño, además de atentar contra su dignidad y personalidad jurídica, resulta ser un ilícito ya previsto por las leyes constitucionales en las garantías otorgadas a la integridad de los individuos de una nación. La postectomía innecesaria está tipificando, entre otros, el delito de lesiones y sus variantes.
  19. Con inusitada frecuencia continúan citándose graves y frecuentes complicaciones consecutivas a la circuncisión. Los pediatras y los cirujanos se enfrentan cada vez en mayor número a dichos problemas yatrógenos. Debemos tener presente que la mejor circuncisión es la que no se hace.

Embriología

Desarrollo embriológico del prepucio. Obsérvese que en el 100% de los recién nacidos existe la sinequia balanoprepucial.


Embriología del prepucio

Embrión masculino de 45 mm, donde aún no se aprecia el prepucio.
Preniño próximo a nacer; observese el prepucio totalmente desarrollado.

Sección sagital de un pene de tres y medio meses de vida intrauterina.



Corte sagital de un pene de cuatro meses de vida intrauterina. Nótese que el prepucio aún no cubre todo el glande.
Corte sagital del pene de un preniño próximo a nacer; observese la continuidad uretral y la presencia del prepucio cubriendo casi todo el glande.
Corte sagital que permite observar la sinequia balanoprepucial, que se presenta normalmente en los recién nacidos.

Embriología del prepucio: a) Embrión masculino de 45 mm, donde aún no se aparecía el prepucio. B) Preniño masculino próximo a nacer, obsérvese el prepucio totalmente desarrollado. C) Sección sagital de un pene de tres y medio meses de vida intrauterina. D) Corte sagital de un pene de cuatro meses de vida intrauterina. Nótese que el prepucio aún no cubre todo el glande. D) Corte sagital del pene de un preniño próximo a nacer; obsérvese la continuidad uretral y la presencia del prepucio cubriendo casi todo el glande. F) Corte sagital que permite observar la sinequia balanoprepucial, que se presenta normalmente en los recién nacidos.

Anatomía




Histología del prepucio

A la constitución del prepucio concurren tres de las cuatro capas del tegumento peneano. Estas tres capas son las más superficiales: cubierta cutánea, túnica muscular y túnica mucosa, y falta, en consecuencia, la cubierta profunda o elástica.

Cubierta cutánea. La piel del pene es notable por su finura, por su movilidad y por su coloración oscura. Las glándulas sebáceas se encuentran reducidas a proporciones rudimentarias.

Túnica muscular. Es una continuación de la del pene. En su cara profunda tiene fibras musculares lisas, la mayor parte longitudinales; las restantes se disponen en dirección oblicua o transversal, cruzan a las precedentes en todas direcciones y adoptan un aspecto más o menos plexiforme (músculo prepucial de Straffon).

En nuestros estudios histológicos seriados, que comprenden desde el preniño hasta el anciano, hemos podido comprobar siempre la presencia del músculo liso de disposición plexiforme, antes no descubierto en el prepucio. (Dartos de Straffon).

Túnica mucosa. Está constituida por tejido celular laxo, muy rica en fibras elásticas y casi desprovista de grasa. En su espesor discurren los vasos y nervios superficiales.

Ahora bien, como hecho sobresaliente de esta histología, está el que la capa tegumentaria, al pasar de la cara superficial del prepucio a su cara profunda, cambia de naturaleza, se convierte en mucosa del prepucio y conserva todos sus caracteres al extenderse luego sobre el glande (mucosa del glande). Carece de glándulas sudoríparas y de vellos, pero posee papilas que recubren numerosos estratos de células epiteliales. Las glándulas de Tysson residen en el fondo de la cavidad prepucial y secretan el esmegma. Surco balanoprepucial




Presencia y posición del músculo liso en el prepucio

El Micropene

¿Qué es el micropene?

El micropene se define como un pene de estructura normal cuyo tamaño está por debajo del normal para un bebé. Normalmente, la longitud del pene de un varón recién nacido oscila entre 2,8 y 4,2 centímetros con una circunferencia de 0,9 a 1,3 centímetros. La medición se realiza estirando con cuidado el pene y midiendo desde la punta hasta la base del mismo. Un pene con una longitud inferior a 1,9 centímetros generalmente se considera un micropene.

¿Cuáles son las causas del micropene?

El micropene puede ocurrir solo, pero generalmente se presenta en combinación con otros trastornos. Junto con el micropene es común observar trastornos hormonales que producen un nivel anormal de las hormonas que participan en el desarrollo de los órganos sexuales. Dichos trastornos pueden comprometer la glándula pituitaria o el hipotálamo.

¿Cuáles son los síntomas del micropene?

Si bien cada niño puede experimentar los síntomas de una forma diferente, el signo más común de un micropene es un pene infantil de un tamaño inferior a 1,9 centímetros cuando se lo estira cuidadosamente. En algunos casos, durante la edad adulta se puede observar un recuento bajo de espermatozoides, cuya consecuencia puede ser infertilidad o una fertilidad disminuida. El micropene puede o no presentarse junto con otros trastornos. Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica un micropene?

El diagnóstico generalmente se realiza mediante un examen físico. Luego, es posible que deriven a su hijo a diversos especialistas, entre los que se incluyen un urólogo pediatra (médico que se especializa en los trastornos y el cuidado del tracto urinario y el tracto genital masculino) y un endocrinólogo pediatra (médico que se especializa en las hormonas).

Tratamiento para el micropene:

El tratamiento específico para un micropene será determinado por el médico del niño basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • la gravedad del trastorno
  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • las expectativas para la evolución del trastorno
  • su opinión o preferencia

No existe cura para el micropene. Para algunos niños, se suele indicar terapia hormonal para estimular el crecimiento del pene. Analizarán con usted otras opciones terapéuticas.